Agua y Arte: el vínculo existencial

Reflexiones desde el Abierto de Mujeres en el Arte

El agua puede significar la vida, es ese estado de la materia que compone, en mayor o menor medida, a todos los seres con los que compartimos este planeta. Un elemento indispensable para la existencia y para el metabolismo de la vida según la conocemos. Pero, recordando las históricas narraciones míticas de la creación de diversas culturas, el agua también ese estado potencial previo a la creación, la creatividad en toda su expresión.

El agua es así, un reflejo de la vida.

Y al igual que el agua reflejando la vida, el arte es también un reflejo de nuestras vidas. Desde un artista que expresa en lo externo lo interno, hasta la materialización artística de una manifestación social. Paralelo al agua, el arte refleja y distorsiona las imágenes de lo verdadero, siendo en sí un prisma de la realidad… un espejo vivo y extraño.

Como el agua, el arte es el flujo y reflujo de la creación humana, la manifestación social de la transformación. En su incesante cambio y movimiento nos enseñan sobre lo efímero y lo sutil, pero también sobre la implacable potencia de la creación, la creación natural y la humana.

En palabras de Gaston Bachelard en su libro El Agua y los Sueños: “El agua es la señora del lenguaje fluido, del lenguaje sin choques, del lenguaje continuo, continuado, del lenguaje que aligera el ritmo, que da una materia uniforme a ritmos diferentes”. Y así, como el arte, el agua es también un lenguaje que entendemos de manera discrecional, según nos refleje a nosotros mismos.

Es posible ver entonces, un universo de paralelismos entre el arte y el agua, pero también una estrecha relación entre ambas.

El agua es medio, forma y fondo del arte.

Imagen Propiedad de AMART

Medio, porque es un elemento versátil para la expresión de lo propio. Vemos en el trabajo de artistas como Olafur Eliasson el aprovechamiento del carácter multifacético del agua en el desarrollo de su perspectiva.

Forma, porque como el arte, en sus características intrínsecas como la fluidez, la solvencia y la capilaridad, nos conecta con lo creativo, lo primario y lo natural.

Fondo, porque además de ser la sustancia que inspira el trabajo de artistas que reflejan en su trabajo los valores y símbolos que representa el agua, es a su vez la vocación para la detonación de cambio.

Este es el caso del Abierto de Mujeres en el Arte, AMART, una iniciativa donde el arte detona no solo la reflexión entorno al agua y sus múltiples significados, sino donde el arte detona acción social por el agua, apoyando a familias mexicanas en la implementación de sistemas de captación pluvial, en salvaguarda a su derecho humano al agua.

Así, en AMART se materializa un nuevo camino que explora el vínculo agua-arte, arte- agua; una sinergia de cambio proactivo en favor del agua y de la sociedad.

Conoce más de AMART en sus redes sociales:  

¿Tienes algo qué decir al respecto? ¡Elabora!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *